Parte 1 de 4 en nuestra serie de investigación

Mientras las naciones más ricas de la Tierra ven cómo sus economías luchan bajo la embestida del coronavirus, muchos no notan un oleaje aún más amenazante en el horizonte.

Las naciones frágiles y los mercados emergentes, la mayoría de los cuales aún están al principio de sus curvas de contagio, se perfilan como epicentros potenciales de tragedias inimaginables, tragedias que podrían hacer que el progreso del virus hasta ahora parezca leve en comparación.

Al momento de escribir este artículo, el número de casos confirmados de coronavirus en todo el mundo ha superado los 1,8 millones con más de 117.000 muertes. Su transmisión se ha concentrado en países más ricos como EEUU, España, Italia y Francia, donde se encuentran las numerosas marcas y escaparates de minoristas. Sin embargo, detrás de cada marca importante hay una cadena de suministro global de largo alcance e interconectada, cada una con cientos o miles de fábricas y proveedores repartidos por todo el mundo. Estas fábricas están ubicadas en países de bajos ingresos, donde proporcionan un medio de vida a las personas en áreas urbanas densamente pobladas. Miles de trabajadores se reúnen en fábricas durante el día, poniéndolos en estrecho contacto entre sí. Cuando el coronavirus se arra haya arranzado en esos países e instalaciones, la tasa de transmisión podría ser devastadora.

Bangladesh es la octava nación más poblada del mundo, con casi 165 millones de personas y una asombrosa densidad de población de 1.265 personas por kilómetro cuadrado, también la octava más alta del mundo.Los vendedores y las fábricas emplean a millones de trabajadores en la industria de la confección, que representa el 84% de los ingresos de exportación del país. El propósito de este artículo es explicar, utilizando datos y perspectivas de la industria, una tormenta perfecta de factores de riesgo para el contagio masivo en Bangladesh y otros países de bajos ingresos cuyas economías dependen de la confección de prendas de vestir y prendas de vestir. También responderá a la pregunta urgente:

Como marcas y minoristas, ¿cómo podemos preparar nuestras cadenas de suministro para proteger a los trabajadores y ayudar a prevenir un número de muertes potencialmente catastrófico?

Prevención de una tragedia que se avecina: por qué debemos actuar ahora para proteger a nuestros socios de Bangladesh

Una tormenta perfecta

Incluso los sistemas de salud más fuertes pueden quedar ciegos por una pandemia. Ejemplos de esto se están desarrollando en tiempo real ante nuestros ojos. Tomemos el sistema de salud en los EE.UU.; en una comparación de 191 países, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica a los Estados Unidos como el 37º en el mundo en atención médica. Bangladesh ocupa el puesto 88,con un sistema de salud significativamente menos robusto:

Clasificación del sistema de salud Nación Índice de eficiencia*
37 E.e.u.u 0.838
88 Bangladesh 0.675
*La OMS escribe que el índice de eficiencia es un indicador útil e informativo del desempeño de la atención médica.

A pesar de su índice de eficiencia relativamente alto, el sistema de salud estadounidense ha gemido bajo la presión de fuertes picos en los casos. Por ejemplo, los trabajadores de los hospitales estadounidenses han tenido dificultades para mantenerse seguros utilizando equipos de seguridad personal limitados, y los ventiladores y otros equipos han sido escasos. Consideremos que Estados Unidos tiene un producto interno bruto (PIB) per cápita que es 34 veces mayor que el de Bangladesh.

Del mismo modo, la economía estadounidense se está desplomando en aguas de profundidad incierta debido a la pandemia. Estados Unidos ha visto a alrededor de 10 millones de sus ciudadanos solicitar desempleo en solo 2 semanas, y algunos analistas predicen que la tasa de desempleo podría aumentar hasta un 40 por ciento en el 2T; para la escala, el pico de desempleo estadounidense durante la Gran Depresión fue del 25 por ciento. Los países de altos ingresos como Estados Unidos se están acercando rápidamente a los picos de sus casos virales o ya han pasado, con marcas, minoristas y negocios esperando ansiosamente una fecha tentativa de reapertura en algún momento del verano o el otoño.

En un país de bajos ingresos como Bangladesh, donde se fabrican bienes, el virus aún no ha comenzado a dispararse. A pesar de las altas densidades de población de sus bulliciosas ciudades, las estrictas medidas de distanciamiento social hasta ahora parecen haber sido efectivas para mitigar la propagación del COVID-19. 

Sin embargo, el confinamiento no puede durar tanto como en los países de altos ingresos. La economía de Bangladesh está parcialmente atada a la de los países para los que produce, y sus fábricas están cerrando a medida que cierran los escaparates de las marcas. Cuando llegue el momento de que los países de altos ingresos levanten sus mandatos de confinamiento, sus tiendas reabrirán, la demanda aumentará y las fábricas de Bangladesh comenzarán a producción de nuevo. Muchas fábricas simplemente tendrán que hacerlo económicamente, independientemente de si las condiciones son seguras para los trabajadores. Y debido a que Bangladesh todavía está al principio de su curva de COVID-19, es probable que todo esto ocurra cuando esté en medio de un brote, lo que dificulta la recuperación.

“El virus, que surgió en Asia y se propagó a Occidente, corre el riesgo de rebotar”, escribe The New York Times. Sin embargo, la historia no será la misma en Bangladesh que en los países de altos ingresos.Mientras que lugares como los Estados Unidos tienen el privilegio de la asistencia gubernamental y los paquetes de estímulo, tales recursos son escasos en los lugares de producción. Para muchos trabajadores de Bangladesh, un día sin trabajo es un día sin comida para sus familias. Por lo tanto, cuando se enfrentan al riesgo de infección o inanición, elegirán la infección. No tienen otra opción.

Desafortunadamente, hay poca tranquilidad del mundo que los rodea. Aunque se ha sugerido que las temperaturas cálidas pueden obstaculizar el virus, la evidencia indica que su alta transmisibilidad anula fácilmente cualquier barrera planteada por el clima. La reciente Cumbre de Líderes del G20 no dio lugar a ninguna declaración prometedora, y las inversiones extranjeras en muchos casos se han trasladado a mercados más estables.

Un informe de ACAPS presenta tres escenarios potenciales para la contención de COVID-19, junto con sus probabilidades asociadas de ocurrir:

  • Contención global (probabilidad muy baja): En el mejor de los casos, las medidas de contención global se relajan periódicamente y se vuelven a imponer. Los sistemas sanitarios se mantienen en gran medida y, sin embargo, la ayuda humanitaria se reduce y la pobreza empeora.
  • Contención parcial (probabilidad moderada): Los sistemas de salud manejan la carga en la mayoría de los países de altos ingresos y las economías se reinician cautelosamente alrededor de julio. En los países de ingresos medios y bajos, el número de muertos aumenta a medida que se tambalea la contención. La ayuda humanitaria se reduce o se suspende.
  • Contención limitada (probabilidad moderada): Las tasas de mortalidad globales se disparan, la mayoría de los gobiernos mantienen estrictas órdenes de no movimiento y los gobiernos autoritarios promulgan medidas represivas. La pobreza que se dispara aumenta aumenta los disturbios civiles y la ayuda humanitaria es muy limitada.

Dado el hecho de que las condiciones empeoran para las poblaciones más pobres del mundo en los tres escenarios, la necesidad de una mitigación temprana del riesgo en Bangladesh es aún más clara. Nosotros, marcas, minoristas y cualquier otra persona con cadenas de suministro en el extranjero, ahora tenemos la oportunidad y el deber de intensificar e implementar protocolos de seguridad y salud en nuestras instalaciones de la cadena de suministro. Esta medida proactiva resultará vital a medida que el virus migre en los próximos meses. Sin embargo, el peligro es que los países de altos ingresos continúen estando tan “enfocados internamente que lleven la vista de un potencial desastre en ciernes entre estados frágiles y mercados emergentes”, según Atlantic Council.

Tenemos herramientas y recursos disponibles para hacerlo. Las fábricas de las que dependemos son posibles caldos de cultivo para brotes, y como deja claro el siguiente perfil, la pérdida de vidas resultante podría ser diferente a cualquier cosa en la historia reciente.

Bangladesh: una mirada más cercana

Conocido por su clima monzónico subtropical y su ubicación en el delta del río Brahmaputra, Bangladesh se ha convertido en un importante centro de fabricación de prendas de vestir y ropa en el sudeste asiático. Es un país de bajos ingresos, con un ingreso mensual promedio de $146 USD y un PIB de $286 mil millones.Su índice de desarrollo humano (IDH; una métrica del desarrollo de un país como la media geométrica de una vida larga y saludable, conocimiento y ingreso nacional bruto per cápita) es de 0,614, en el puesto 135 del mundo.

Dhaka es la capital de Bangladesh y su principal centro de fabricación. La población de la ciudad de 14,4 millones de habitantes permite que funcionen instalaciones de fabricación de textiles, prendas de vestir y prendas de vestir, muchas de las cuales se encuentran en la ciudad y sus alrededores.La densidad de población extrema de Dhaka de 23.234 personas por kilómetro cuadrado presenta un conjunto único de desafíos de infraestructura para la ciudad; sin embargo, las principales marcas que invierten en la industria de la confección de Bangladesh han abierto importantes oportunidades de empleo entre esta gran población. Las exportaciones de prendas de vestir son una porción significativa de la economía del país:$ 9.3 mil millones en 2020, con una tasa de crecimiento esperada de 7.0% anual.Entre todos los trabajadores del país, el 20,53% está empleado en la industria manufacturera. 

El impacto económico del coronavirus en Bangladesh, incluso en sus primeras etapas, ha sido duro. Entre los 4,1 millones de trabajadores de la industria de la confección del país, más de un millón están ahora sin trabajo,y el número aumenta día a día.A medida que los compradores extranjeros se enfrentan a bloqueos paralizantes en sus países de origen y se ven obligados a detener las compras de los proveedores de Bangladesh, el 58% de las fábricas han tenido que detener o casi detener la producción.Mark Anner, director del Centro para los Derechos Globales de los Trabajadores, escribe: “El impacto inmediato en los trabajadores y sus familias será devastador… Los trabajadores tendrán problemas para poner comida en la mesa”.La desaceleración actualmente está interrumpiendo más de $ 3 mil millones en pedidos de prendas de vestir, según la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Prendas de Vestir de Bangladesh (BGMEA), que está trabajando con empresas internacionales para facilitar la compra continua de socios de Bangladesh.

No pasará mucho tiempo antes de que Bangladesh enfrente su propio brote severo. Al momento de escribir este artículo, el país ha tenido 1.012 casos y 46 muertes, con los primeros casos reportados el 9 de marzo. 1 Sin embargo, un memorando filtrado del Plan de Preparación y Respuesta del País ha proporcionado un pronóstico escalofriante de lo que está por venir basado en modelos y supuestos de parámetros aceptados a nivel mundial:

“Dadas las extraordinarias densidades humanas en Bangladesh… entre medio millón y 2 millones de vidas [will be] perdidas durante la ola epidémica”

Aunque este memorando no especificó una línea de tiempo sobre su cifra de 2 millones de muertes, un equipo internacional de investigadores estadounidenses y bangladesíes estimó de forma independiente hasta 500.000 muertes por COVID-19 solo entre marzo y mayo (Interagencia de las Naciones Unidas). Estas cifras saturarán rápidamente el ya débil sistema de salud de Bangladesh, lo que dará lugar a que los pacientes en estado crítico no sean tratados. Tanto en los lugares de trabajo como en los hospitales, la falta de equipos de protección personal, las malas prácticas para controlar la infección y las altas densidades de personas y pacientes impedirán la seguridad. La nota señala que el confinamiento por sí solo no puede reducir el número de infecciones, y en su lugar insta a la adopción de un plan de seis puntos que incluya una comunicación de riesgo generalizada y medidas continuas de distanciamiento social.

Aquí es donde las marcas y los minoristas pueden desempeñar un papel en la reducción de la devastación en Bangladesh. Al garantizar que las fábricas sean seguras para los trabajadores, es posible evitar que las cadenas de suministro se conviertan en un sitio para la exposición desenfrenada, una exposición que cada trabajador luego traería a casa a su familia y comunidad. Además, la presencia de los campamentos de refugiados rohingya en Bangladesh, donde más de 1 millón de personas desplazadas viven en condiciones de hacinamiento con una atención sanitaria y un saneamiento insignificantes, hace que el país sea aún más vulnerable.Debemos tomar todas las medidas para garantizar que nuestras cadenas de suministro de Bangladesh no sean culpables de poner vidas en mayor riesgo.

Un llamado a la industria

Con las altas densidades de población, el débil sistema de salud, los barrios de trabajo cerrados, la falta de ayuda extranjera y los limitados recursos gubernamentales en Bangladesh y países similares, está claro lo que podría suceder a la gente allí. Para ayudar, debemos unirnos, esta emergencia requiere una alianza.

Las marcas y los minoristas tienen la oportunidad no solo de seguir proporcionando un medio de vida a millones de personas, sino de proteger vidas tanto dentro como fuera de sus fábricas asociadas mediante la implementación de medidas de seguridad específicas para COVID-19. Esta crisis pasará algún día. La forma en que tratamos y cuidamos a nuestros socios determinará nuestra reputación al final de la misma. “No puedes controlar muchas cosas en este momento”, escribe el Sourcing Journal,“pero puedes asegurarte de tener una reputación que puede durar, porque esa buena voluntad puede ser la moneda más importante que queda para el comercio”.Las marcas y los minoristas también se enfrentarán a un nuevo nivel de escrutinio de los consumidores sobre las medidas de seguridad,y serán responsables de los brotes en sus cadenas de suministro.

Inspectorio ofrece la plataforma Rise para ayudar en la lucha contra el COVID-19

Sabiendo qué hacemos con la situación actual en los lugares de producción, ¿cómo pueden las marcas y los minoristas reactivar sus cadenas de suministro sin reiniciar la pandemia de coronavirus?

La solución es implementar rápidamente programas vitales de preparación para la salud y la seguridad en todas las fábricas, monitorear continuamente el cumplimiento de estas pautas y proporcionar planes de acción correctiva y preventiva (CAPA) y capacitación para facilitar la mejora continua. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones no tienen los recursos o herramientas necesarios para ejecutar estas medidas con la velocidad y la escala necesarias para hacer frente a esta crisis.

Aquí es donde Inspectorio puede ayudar. Nuestra plataforma Rise está en una posición única para ayudar a proteger a los trabajadores de las fábricas a escalaglobal:

  •  Hemos estado colaborando con marcas líderes, minoristas y ONG internacionales para armar una biblioteca de pautas de COVID-19 en el lugar de trabajo basadas en mejores prácticas superpuestas o equivalentes de una amplia gama de estándares actuales de la industria. .
  • Nuestro monitoreo e informes en tiempo real proporciona a las marcas y minoristas actualizaciones instantáneas sobre cómo sus instalaciones asociadas en el extranjero están cumpliendo con importantes iniciativas de salud y seguridad.
  • Ahora se está volviendo crítico poder ver las tendencias actualizadas de los datos de COVID-19 y la información de cumplimiento de normas una al lado de la otra. Nuestra plataforma Rise cuenta con un panel de control de abastecimiento de COVID-19 que coloca los datos de COVID-19 y cumplimiento en tiempo real en un solo lugar, lo que permite a los equipos de marca y minoristas tomar decisiones de abastecimiento mejor informadas.
  • A medida que las instalaciones envían evaluaciones dentro de la plataforma Rise, genera automáticamente los informes capa que incluyen recomendaciones automatizadas para acciones correctivas,así como cursos didácticos de e-learning para facilitar la mejora continua.
  • Nuestro completo panel de análisis ayuda a las marcas y minoristas a comprender qué instalaciones necesitan mejoras, así como qué tipo necesitan.

Todos tenemos la responsabilidad de ayudar a los trabajadores a evitar riesgos en las instalaciones de nuestros socios. Inspectorio está haciendo nuestra parte, pero los necesitamos. Millones de vidas pueden protegerse si trabajamos juntos y lo hacemos ahora.

Para obtener más información sobre la biblioteca de Inspectorio de pautas de preparación para el lugar de trabajo covid-19 y la plataforma Rise:

Fuentes:
  1. “Who COVID-19 Dashboard.” OMS. Consultado el 11 de abril de 2020.
  2. “Países del Mundo por Población (2020).” Worldometer. Consultado el 11 de abril de 2020.
  3. Frayer, Lauren. “1 millón de trabajadores de la confección de Bangladesh pierden empleos en medio de las consecuencias económicas de COVID-19 .” NPR, 3 de abril de 2020, Consultado el 11 de abril de 2020.
  4. Measuring Overall Health System Performance for 191 Countries.” Organización Mundial de la Salud, 2000. (Documento de debate Nº 30 de la GPE). Consultado el 11 de abril de 2020.
  5. Covid-19 pone una presión sin precedentes en el sistema de salud de EE.UU.” Healthcare Dive, 17 de marzo de 2020. Consultado el 11 de abril de 2020.
  6. Report for Selected Countries and Subjects.” Fondo Monetario Internacional. Consultado el 11 de abril de 2020.
  7. Report for Selected Countries and Subjects – US.” Fondo Monetario Internacional, . Consultado el 14 de abril de 2020.
  8. Maestros, Jonathan. “Coronavirus: ¿Cómo están respondiendo los países a la crisis económica?” Consejo de Relaciones Exteriores, 2 de abril de 2020 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  9. New COVID-19 Forecasts for Europe: Italy &Spain Have Passed the Peak of Their Epidemics; Reino Unido, al principio de su epidemia, se enfrenta a un número de muertos de rápido aumento.” Institute for Health Metrics and Evaluation, 6 de abril de 2020. Consultado el 11 de abril de 2020.
  10. Rico, Motoko. “Why Asia’s New Wave of Virus Cases Should Worry the World .” The New York Times, 31 de marzo de 2020 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  11. Divadkar, Yash Nitin, and Sheikh Tanjeb Islam. “COVID-19: How Bangladesh Should Respond to Economic Threats .” Foro Económico Mundial, 13 de abril de 2020 . Consultado el 14 de abril de 2020.
  12. Beaubien, Jason. “Los científicos tratan de averiguar si el verano frenará la propagación del COVID-19.” NPR, 9 de abril de 2020 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  13. Cumbre de Líderes del G20 – Declaración sobre COVID-19: 26 de marzo de 2020.” GOV.UK. Consultado el 11 de abril de 2020.
  14. In World’s Most Vulnerable Countries, the Pandemic Rivals the 2008 Crisis.” The New York Times, 24 de marzo de 2020. Consultado el 11 de abril de 2020.
  15. Informe de escenarios de ACAPS: COVID-19.” ACAPS, 10 de abril de 2020. Consultado el 12 de abril de 2020.
  16. Kempe, Frederick. “Covid-19’s next Target: Fragile States and Emerging Markets .” Atlantic Council, 29 de marzo de 2020 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  17. Average Income around the World.” Worlddata.info. Consultado el 11 de abril de 2020.
  18. Informes sobre Desarrollo Humano.” Clasificación del Índice de Desarrollo Humano 2019 | Informes sobre Desarrollo Humano, 2019. Consultado el 11 de abril de 2020.
  19. Bangladesh Apparel And Garments: Apparel Manufacturers, Garment Clothing Exporter &Wholesalers in Bangladesh.” Infomedia Textil. Consultado el 11 de abril de 2020.
  20. World City Populations 2020” World Population Review. Consultado el 11 de abril de 2020.
  21. Nittle, Nadra. “Después del colapso del Rana Plaza, ¿están más seguros los trabajadores de la confección?” Racked, 13 de abril de 2018 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  22. Apparel – Bangladesh: Statista Market Forecast.” Statista. Consultado el 11 de abril de 2020.
  23. Bain, Marc. “Más de un millón de trabajadores de la confección están sin trabajo debido al coronavirus .” Quartz, 3 de abril de 2020 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  24. United Nations Interagency Covid-19 Memo: Without Interventions, ‘Up to 2 Million’ People May Die in Bangladesh.” Netra News – নেত্র নিউজ, 29 de marzo de 2020. Consultado el 11 de abril de 2020.
  25. COVID-19 y conflicto: siete tendencias a observar“.” Crisis Group, 9 de abril de 2020. Consultado el 11 de abril de 2020.
  26. Hertzman, Edward. “Fashion Brands Risk Destroying Factory ‘Partners’ – and Their Own Goodwill.” Sourcing Journal, 26 de marzo de 2020 . Consultado el 11 de abril de 2020.
  27. De Mey, Nick y Philippe De Ridder. “Cambios en la economía de bajo contacto. ” Junta de Innovación, 2020 . Consultado el 12 de abril de 2020.